Wolframio

El Wolframio es el elemento químico con el puesto número 74 de la tabla periódica y el más pesado de los metales. Se encuentra en la naturaleza en el suelo, en dos tipos de minerales conocidos como Scheelita y la Wolframita, en una proporción de 1,38 ppm. Sus propiedades únicas permiten que este metaloide sea muy útil en la industria tecnológica. A continuación, conoce todos los detalles de este metal. 

¿Qué es el Wolframio?

Es un elemento natural, de aspecto muy duro y denso de color blanco grisáceo y brillante. Posee el punto de fusión más alto entre los elementos de transición, con una temperatura de 3422ª C para pasar de sólido a líquido. Además, a través de procesos químicos puede convertirse en una sal soluble, polvo y óxido de Wolframio.

Símbolo del Wolframio  

W
Su nombre hace referencia a las características más resaltantes del metaloide. Procede de la palabra sueca tungsteno que se traduce tung, significa pesado y steno piedra, lo quiere decir piedra pesada. Los químicos suecos Tobern Bergman y Carl Wilhelm habían hecho una investigación del túngstico y consiguieron un elemento nuevo, aunque no lograron separarlo lo llamaron Tungsteno. 

Por otro lado, Wolframio proviene del idioma alemán y su significado es poco valor. Este último nombre lo designó el español Juan José Elhuyar, al tiempo que consigue aislar el elemento en estado puro de la Wolframita. Sin embargo, hasta el día de hoy su denominación ha sido causa de controversia sobre cómo debe llamarse el elemento, aunque muchos opinan que las dos forman deben ser oficiales. Por ahora, Wolframio es el que representa al metaloide. 

Características del Wolframio

El Wolframio se caracteriza por su versatilidad para trabajarlo en estado puro o en mezclas con otros elementos. Además, presenta el coeficiente más bajo en dilatación térmica en estado puro de todos los metales y es el de mayor resistencia a la fricción. También, posee otras especificaciones de valor y se describen a continuación: 

  • Estado: Sólido y extremadamente duro. 
  • Color: El metal en estado puro, es blanco y grisáceo cuando posee impurezas.
  • Solubilidad: Es insoluble en el agua. 
  • Toxicidad: Baja, solo llega a ser tóxico en grandes cantidades para las personas, en el medio ambiente no se ha detectado alta contaminación por el tungsteno. 
  • Reactividad: Reacciona a altas temperaturas con Carbono, Azufre, Cloro, Yodo y dióxido de Carbono.
  • Estructura: Cristalina cúbica centrada en el cuerpo. 
  • Composición: 74 electrones, 108 neutrones y 74 protones.

Propiedades químicas y físicas del Wolframio

  1. Número atómico: 74
  2. Periodo: 6
  3. Bloque: D
  4. Grupo: 6
  5. Radio covalente (Å): 146 pm
  6. Densidad: 19. 250 kg/m³
  7. Punto de ebullición:  5.555 ° C 
  8. Punto de fusión: 3.420 ° C 
  9. Radio atómico: 193
  10. Radio medio: 135 pm
  11. Electronegatividad: 2,36
  12. Estado de oxidación: 6, 5, 4, 3, 2
  13. Primer potencial de ionización eV:  kJ/mol
  14. Configuración electrónica: [Xe]4f14 5d4 6s2
  15. Conductividad térmica:  174 W / (K.m)
  16. Conductividad eléctrica: 18,9 × 106 m-1·Ω-1
  17. Masa atómica (g/mol): 182. 84 u
  18. Electrones por capa: 2, 8, 18, 32, 12, 2
  19. Óxido: Levemente ácido
  20. Calor específico: 130 J / (K .kg)

Origen del Wolframio

Los suecos químicos Carl Wilhelm y Bergman Tobern realizaron los trabajos de investigación sobre el mineral tungsteno conocido poco hasta entonces. Llegan a la conclusión de que hay un nuevo elemento, pero sin poder identificarlo, ni separarlo del mineral en su totalidad.

Más tarde, en el año 1783 el famoso químico español Juan José Elhuyar y su hermano Fasto consiguen extraer el nuevo elemento puro al que llamaron Wolframio o Tungsteno. El hallazgo se produjo en las minas ubicadas entre República Checa y Alemania. Se produce en la naturaleza entre las rocas o mezclado con algunos minerales.

¿Para qué sirve el Wolframio?

Se utiliza como material para la fabricación de herramientas duras, de cortes y que requieren velocidad. Ya que, ese elemento crea una fuerte composición como las aleaciones ferrosas con Hierro o Acero y el Carburo de Wolframio. Este último sustituye al diamante en la elaboración de troqueles y perforadores. 

Por otra parte, los cristales de tungsteno se usan como escudo protector para evitar los diferentes tipos de radiaciones como emisiones de neutrones y rayos gamma. Además, se aplica en la fabricación de las siguientes herramientas:

  • Varillas para soldaduras.
  • Cátodos para tubos de poder.
  • Blancos de rayos X.
  • Plaquitas para distribuidores de aeronaves y automóviles. 
  • Lámparas eléctricas.
  • Equipos electrónicos.
  • Instrumentos para odontólogos.
  • Herramientas de metal.
  • Brocas dementicas.

Óxido de Wolframio

El Wolframio produce los estados de oxidación más estables de los elementos entre 2+ a 6+. Ocupa el subgrupo en la tabla periódica, junto al Cromo y al Molibdeno por sus características químicas muy parecidas. Los cuatro óxidos son bien específicos, además, dos carburos. Por otro lado, forma compuestos de Carbonito, Siliciuro, Boruro, Sulfuro y Nitruro.  

En resumen, gracias a la alta resistencia a la corrosión, dureza y elevado punto de fusión del Wolframio, se emplea en la fabricación de una serie de herramientas de cortes e implementos odontológicos. También, es un excelente protector contra las radiaciones, sin producir grandes niveles de toxicidad como el plomo.

Otros elementos de la tabla periódica: