Prometio

Es sumamente raro y no se encuentra en el manto terrestre, no obstante, si abunda en la inmensa constelación de Andrómeda. Por tal razón, es producido de forma artificial mediante la fisión de 2 elementos. Con el objetivo de entender a mayor profundidad la composición del metal Prometio, en este post se exponen los conceptos más importantes que debes comprender.

¿Qué es el Prometio?

El Prometio se sitúa en la casilla número 61 de la tabla periódica y fue designado hace unos 75 años como un componente metálico sintético de transición. Pues corresponde tanto a la categoría de los actínidos, como a la serie de los lantánidos.     

Símbolo del Prometio

Pm
Su calificativo procede del término griego prometheus, que resulta ser el nombre de un Titán mitológico. Según expresa la mitología griega, Prometeo planeó una enrevesada artimaña para robar a los dioses el fuego y luego se los mostró a los humanos. El metal emite una luminiscencia singular similar al fuego mencionado en la fábula griega, se cree que por eso se eligió tal nombramiento.      

Características del Prometio

Al ser un componente radioactivo y emisor beta moderado, se caracteriza por la irradiación luminosa que expone. Esta puede ser de una tonalidad azul blanquecina y transformarse a un verde claro en la oscuridad. Otras de sus características resaltantes son:

  • Estado: Es un elemento sólido, pero comparado con otros de su grupo, es un tanto blando. 
  • Color: De aspecto azul blancuzco con áreas plateadas, aunque en la oscuridad irradia un brillo verdoso.
  • Toxicidad: Moderada. Genera residuos tóxicos radioactivos, por ello, es manejado con precaución.  
  • Reactividad: Es designado como el elemento más reactivo de todos.
  • Radioactividad: Cada uno de los isótopos conocidos de este metaloide, son radioactivos.   
  • Estructura: Presenta una disposición cristalina hexagonal. 
  • Composición: Su conformación atómica es de 61 electrones e igual número de protones.  

Propiedades químicas y físicas del Prometio

  1. Número atómico: 61
  2. Periodo: 6
  3. Bloque: F
  4. Grupo: 3
  5. Radio covalente (Å): Sin datos
  6. Masa atómica (g/mol): 147 u
  7. Densidad: 7264 kg/m³
  8. Punto de ebullición: 3273 °C 
  9. Punto de fusión: 1373 °C 
  10. Radio atómico: 145 
  11. Radio medio: 185 pm
  12. Calor específico: 180 J / (K· kg)
  13. Electrones por capa: 2, 8, 18, 23, 8, 2
  14. Configuración electrónica: Xe]4f56s2
  15. Primer potencial de ionización eV: 540 kJ/mol
  16. Conductividad térmica: 17,9 W / (K· m)
  17. Electronegatividad: 1,13
  18. Estado de oxidación: +3
  19. Óxido: Ligeramente básico 
  20. Conductividad eléctrica: Sin datos

Origen del Prometio

La existencia del elemento fue predicha por Bohuslav Brauner en 1902. Más de una década después, en 1914, este evento lo confirmó el físico Henry Moseley. Sin embargo, las búsquedas realizadas con el motivo de conseguir el componente en la tierra no rindieron sus frutos.

Tiempo después, en la Universidad de Ohio en el año 1941 se suscitó un conjunto de compuestos radiactivos, entre ellos se hallaba el elemento Prometio. No obstante, no pudo ratificarse la veracidad de los descubrimientos a causa de la enorme dificultad para aislarlo de los demás componentes.  

Al final fueron Charles Corywell, Lawrence Glendenin y el más reconocido Jacob Marinsky quienes en 1944 alcanzaron a dar pequeñas pruebas de la existencia del elemento. Y en 1946 reivindicaron su hallazgo en los recintos de los laboratorios Clinton ubicados en Tennessee, pues lograron aislarlo luego de estudiar los subproductos obtenidos de la fisión de Uranio. 

¿Para qué sirve el Prometio?

La utilización que se le da a este metaloide atañe al plano nuclear e industrial. Sectores donde gracias a sus propiedades radioactivas sus aplicaciones han sido de gran valor. Por consiguiente, los destacados usos del Prometio son los siguientes:

  • Sirve como fuente móvil de rayos X, esta es utilizada en los productores termoeléctricos de radioisótopos. A su vez, la energía obtenida es destinada para máseres de comunicación con submarinos. 
  • Provee electricidad auxiliar a múltiples sondas y satélites espaciales.  
  • Muchos de los marcapasos son elaborados con este componente metálico. Con la energía generada solo por un trozo diminuto del mismo, puede hacer funcionar a estos aparatos, incluso, hasta una década entera.  
  • En su mayoría, es empleado como fuente beta, específicamente para los medidores de espesor de diversos compuestos y materiales.
  • Es utilizado como una potente batería ideal para la propulsión o tracción nuclear.

¿Dónde se encuentra el Prometio y cómo se produce?

Este es el único metal perteneciente a la categoría de los lantánidos que no existe en la naturaleza. De hecho, solo se encuentra en el espectro de los astros de la constelación Andrómeda. En relación a su obtención y producción, es común que sea recuperado de los subproductos de la desintegración del Uranio o Plutonio. Además, puede ser generado mediante el bombardeo o ametrallado del Neodimio-146 junto con neutrones. 

En conclusión, este elemento sintético tan peculiar solo se consigue en el espacio y por ello es producido de forma artificial. Por otra parte, el Prometio es el metal con mayor resultado de reactividad y el más difícil de aislar. En cuanto a su utilidad en el sector nuclear, es usado como fuente beta y para aprovisionar a sondas y satélites espaciales. 

Otros elementos de la tabla periódica: