Holmio

Este compuesto perteneciente al grupo denominado tierras raras, está presente en cantidades reducidas solo en minerales como la Monacita y Gadolinita. Es ampliamente empleado en la producción de diversos artefactos electrónicos. Además, posee propiedades químicas y físicas bastante particulares. 

¿Qué es el Holmio?

Es un metaloide designado dentro del conjunto de los lantánidos, los cuales suelen presentarse como óxidos.  Es maleable, suave y puede apreciarse de una tonalidad gris plata. Además, no supone gran riesgo para los seres vivos a causa de su baja toxicidad.  

Símbolo del Holmio

Ho
Nombrado así debido al derivado del nombre en latín, Holmia, conocido en español como Estocolmo, capital en la que se descubrió oficialmente el compuesto químico en 1878. 

Características del Holmio

Se trata de un elemento paramagnético que reacciona ante los cambios de temperatura, convirtiéndose así en antiferromagnético y después, en ferromagnético. También, cuenta con las siguientes características:

  • Estado: En su forma ordinaria es sólido, dúctil y maleable.  
  • Color: Aspecto de un brillante tono plateado.
  • Solubilidad: Es soluble en ácidos.
  • Toxicidad: No es nocivo si no se expone o manipula en grandes cantidades y de forma constante. 
  • Reactividad: Permanece estable en climas secos, por el contrario, resulta ser reactivo cuando el tiempo se torna húmedo o las temperaturas son altas.
  • Radioactividad: El Holmio natural por sí solo no es radiactivo, por el contrario, algunos de sus isótopos conocidos si lo son.
  • Estructura: Cristalina, hexagonal y compacta.
  • Composición: Presenta 67 protones y electrones. 

Propiedades químicas y físicas del Holmio

  1. Número atómico: 67
  2. Periodo: 6
  3. Bloque: F
  4. Grupo: Lantánidos 
  5. Radio covalente (Å): 1,58 pm
  6. Densidad: 8800 kg/m3
  7. Punto de ebullición: 2600º C
  8. Punto de fusión: 1461º C
  9. Radio atómico: 1,76 pm
  10. Radio iónico (Å): 0.96 pm
  11. Radio medio: 247 pm
  12. Electronegatividad: 1,2
  13. Configuración electrónica: [Xe]4f115d06s2
  14. Masa atómica (g/mol): 164,930 u
  15. Conductividad térmica:  16,2 W / (K m)
  16. Conductividad eléctrica: 1,24 S/m
  17. Electrones por capa: 2, 8, 18, 29, 8, 2
  18. Estado de oxidación: +3
  19. Óxido: Básico
  20. Calor específico: 160 J / (K kg)

Origen del Holmio

M. Delafontaine y J.L. Soret fueron los 2 primeros personajes en visualizar las singulares bandas espectrográficas de absorción de este metal.  Seguidamente, aún durante el año 1878, Per Teodor Cleve descubre el Holmio por casualidad, al mismo tiempo que trabajaba con óxido de Erbio.  

De hecho, este químico sueco lo logra mediante el método concebido por Carl Mosander. Así, obtiene 2 componentes, uno de ellos de color marrón al que llamó Holmia, nombre en latín de la capital de su país. De este modo, se convierte en la primera persona en identificar el metaloide en forma independiente. 

¿Para qué sirve el Holmio? 

Ha sido empleado en delimitadas reacciones químicas a nivel industrial. Se utiliza en la fabricación de lámparas o focos fluorescentes, televisores y otros aparatos electrónicos, además, es eficaz para pulir cristales. Sobre todo, es valorado por su aporte en la medicina, donde se emplea el láser de Holmio. Instrumento usado para realizar prostatectomías, en el tratamiento del glaucoma y también en la reparación de operaciones fallidas de esta afección. Asimismo, con el fin de tratar anomalías relacionadas con la presión ocular.  

A pesar de ello, es un metaloide de baja producción, ya que, su utilización en el ámbito comercial es escasa. No genera ningún compuesto resaltante para que exista una demanda considerable del mismo. No obstante, debido a sus interesantes propiedades magnéticas, se piensa que podría llegar a ser muy provechoso en un futuro.

Métodos de obtención del Holmio 

En vista de que se da en pequeñas cantidades, raras veces se encuentra en la naturaleza. De hecho, se halla en 2 diferentes clases de minerales, la Gadolinita y Monacita. Para obtener el metal, es aislado por reducción de fluoruro y cloruro de Holmio anhidro junto con Calcio. En la actualidad, en su mayoría es conseguido mediante un procedimiento de intercambio iónico que involucra al mineral Monacita. De esta forma, se puede obtener hasta un 0,05% de Holmio. 

Efectos perjudiciales del Holmio sobres los seres vivos y el ambiente

Gracias a su toxicidad baja, no resulta desfavorable para la salud, aunque una exposición y manipulación extendida puede afectar los pulmones y el hígado. En el caso del medio ambiente, el elemento entra en contacto con la naturaleza al desechar los aparatos eléctricos. También, cuando es derramado de forma directa por industrias petroleras.

Como resultado, el Holmio se acumula y aumenta la concentración en las partículas del suelo, incluso en personas y animales. En efecto, los seres marinos son los más perjudicados, pues daña sus membranas celulares, el sistema nervioso y la reproducción misma.

En conclusión, es un elemento metálico dúctil, dado a conocer en 1878. Desde entonces, se ha descubierto que es útil como catalizador de reacciones químicas y con el motivo de favorecer el área de la medicina, se creó un láser de Holmio especializado.

Otros elementos de la tabla periódica: