Osmio

Es uno de los elementos más raros que existen en la corteza terrestre, según lo indica el Instituto Osmium alemán quien estima que las reservas de Osmio en el subsuelo ascienden a 9 m². Por esa razón, su precio asciende a una alta cifra de $1,270 la onza, un poco más alto que el Oro. Entérate cómo se utiliza en las industrias químicas, la medicina y la orfebrería.

¿Qué es el Osmio?

El elemento Osmio es un metal de transición frágil y sólido y su color es blanco grisáceo. Pertenece al grupo del Platino y mayormente se utiliza en aleaciones con Platino. Este es el elemento natural más denso que existe y muy similar al Iridio. Algunos de sus compuestos son: Tetrafluoruro de Osmio, Tetróxido de Osmio o Tetraóxido de Osmio, Dicloruro de Osmio, Tricloruro de Osmio y Tetracloruro de Osmio. 

Símbolo del Osmio 

Os
En la tabla periódica se sitúa en el grupo número 8 con el número atómico 76 y una masa de 190,23. Presenta siete isótopos naturales de los cuales seis son estables y signados de la siguiente manera: 184 Os, 187 Os, 188 Os, 189 Os, 190 Os y 192 Os. Solo uno de isótopos radioactivos es natural 186 Os.

Características del Osmio

Al igual que el Rutenio alcanza su estado de oxidación +8 y es resistente a los ataques por ácidos pues se disuelve por fusión alcalina. Además, es duro, aunque es posible quebrarlo y en temperaturas altas mantiene intacto su brillo. Otras de las características del Osmio son: 

  • Brillo: Es muy brillante.
  • Lustre: Metálico.
  • Conductividad: Es buen conductor eléctrico y térmico.
  • Estado: En forma natural es sólido. 
  • Estructura: Hexagonal.
  • Reacción química: Reacciona con cloro, oxígeno y flúor. Si es compacto es muy resistente a los ácidos no oxidantes en aire y agua.

Propiedades químicas y físicas del Osmio

  1. Número atómico: 76
  2. Periodo: 6
  3. Bloque: d
  4. Radio covalente: 128
  5. Radio atómico: 185
  6. Densidad: 22610 Kg/m³
  7. Electronegatividad: 2,2
  8. Punto de fusión: 3306 K 
  9. Punto de ebullición: 5285 K
  10. Conductividad térmica: 87,6 W
  11. Calor específico: 130 J
  12. Entalpía de fusión: 31,8 Kj/mol
  13. Configuración electrónica: [Xe] 4f145d66s2
  14. Velocidad del sonido: 4940 m/s a 293,15 K
  15. Entalpía de vaporización: 627,6 kJ/mol
  16. Presión de vapor: 2,52 Pa a 3300 K
  17. Conductividad eléctrica: 10,9 10-6 s/m

Origen del Osmio

El elemento Osmio se descubrió en 1803 de la mano del químico inglés Smithson Tennant y el físico británico William Hyde en Inglaterra. Estos analizaron un residuo negro insoluble del Platino junto con el agua regia y concluyeron que existía un nuevo metal. El nombre proviene del término Osme que en español quiere decir Olor. Con esto, se refieren al olor a humo y ceniza que emanan del Tetróxido de Osmio. 

¿Para qué sirve el Osmio?

El elemento químico Osmio es usado para formar aleaciones junto con el Platino y también como oxidante en procesos de tinción de tejidos a fin de observarlos por medio de un microscopio electrónico y en otras técnicas biomédicas. Entre los usos de este elemento se encuentran:

Industria

Se usa como aditivo endurecedor en algunas aleaciones. Junto con el Platino se utiliza para patrones de peso y medida. También se emplea para fabricar agujas de fonógrafo pivotes, plumas estilográficas y cojinetes de relojes. Además, sus aleaciones se utilizan en contactos eléctricos en las que se necesita una enorme resistencia. También se emplea como catalizador en la elaboración de bombillas incandescentes, filamentos y tubos. 

Medicina

En aleación con el Platino se usa para fabricar válvulas cardíacas artificiales, instrumentos quirúrgicos y marcapasos. El Tetraóxido de Osmio se utiliza en la medicina forense como agente detector de huellas dactilares. 

Joyería

En las industrias joyeras de la India y China han empezado a utilizar Osmio, ya que su superficie contiene miles de cristales brillantes y su dureza es ideal para fabricar joyas.  De hecho, este material se puede combinar bien con el Oro, la Plata y el Platino debido a su brillo y su elevada reflectividad en el espectro de la luz del sol.

¿Dónde se encuentra el Osmio?

En la naturaleza se encuentra como un metal no combinado o en aleaciones naturales, en especial en las de Iridosmio. También, es posible conseguirlo en algunos depósitos de Cobre y Níquel. En la corteza terrestre se consigue en ciertas estructuras geológicas como los cráteres de impactos o depósitos ígneos. Una de sus reservas más conocidas se localiza en Sudáfrica en el complejo ígneo, pero también se consigue en Rusia, Canadá, Colombia y Estados Unidos. 

En definitiva, el Osmio es un metal de transición y se clasifica entre los elementos raros que se encuentran en la corteza terrestre. Su color es blanco grisáceo y sus aleaciones se utilizan en aplicaciones como la industria, medicina y la joyería.

Otros elementos de la tabla periódica: