Enlaces o Puentes de Hidrógeno

¿Sabías que el agua representa entre el 70% y el 90% del peso de los organismos vivos? Este elemento es una clara señal de que hay vida en la tierra, por lo que su presencia demuestra que todo es diferente. Sin embargo, lo que la hace tan particular es su capacidad de trabajar en equipo y es allí donde entran en juego los puentes de hidrógeno. A continuación, descubre qué es y algunas de sus funciones básicas.

¿Qué son los puentes de hidrógeno?

Los puentes de hidrógenos se definen como los enlaces entre moléculas que se establecen entre el hidrógeno y átomos negativos como el del flúor, oxígeno o nitrógeno. En palabras más sencillas, son las fuerzas que le permiten al agua establecer relaciones con ella misma y con otros elementos de manera que se puedan crear nuevos compuestos de gran importancia para la vida.

Estos puentes o enlaces de hidrógeno permiten establecer comunicación entre distintas moléculas y también facilita la conexión de diferentes zonas dentro de las mismas moléculas. Gracias a esta capacidad, se pueden formar o establecer compuestos orgánicos e inorgánicos. Un ejemplo de este particular funcionamiento es la estructura del ADN, es decir, los pilares de la vida.

Características principales de estos enlaces

El concepto de puentes de hidrógeno se emplea particularmente en el campo de la química. Hace referencia a una clase de enlace que se genera de la afinidad resultante entre un átomo de hidrógeno y un átomo con carga negativa, lo que se conoce como interacción dipolo-dipolo. Otros aspectos destacados se enlistan de la siguiente manera:

  • Al poder establecer conexiones intermoleculares e intramoleculares, el átomo de hidrógeno, que cuenta con carga positiva, se conoce como donante y el del oxígeno, flúor o nitrógeno, se le conoce como aceptor.  Ambos componen el puente.
  • Posee características geométricas. Al pensar en un puente, seguro imaginamos una superficie plana que une dos puntos. De la misma manera, estos puentes cuentan con una distancia que puede variar, adquiriendo diferentes formas.
  • Dispone de cualidades asociativas. Una particularidad de los enlaces de hidrógeno es que facilita la asociación entre las moléculas. Esto permite el establecimiento de un orden en los líquidos y definición de los cristales en los sólidos.
  • Características energéticas. No se necesita mucha energía para romper puentes de hidrógeno, pero sí a una gran masa. Por ello, se puede decir que la energía depende de la naturaleza de las moléculas y las identidades de las mismas.

Ejemplos de puentes de hidrógeno

Aunque no lo parezca, diariamente convivimos con diversos compuestos formados por puentes de hidrógeno. Incluso, la vida es posible gracias a estos. Algunos de los ejemplos que pueden ayudar a entender este tipo de enlaces son:

  • Agua: Cada molécula de agua puede establecer hasta 4 puentes de hidrógeno, la cual es atraída por una molécula de oxígeno y al moverse constantemente, forman múltiples moléculas. Esto hace posible que este elemento se encuentre en estado líquido, sólido o gaseoso y que pueda ser solvente universal.
  • ADN: En estas moléculas, los puentes de hidrógeno se pueden encontrar tanto externa como internamente, haciendo que la molécula adquiera una estructura de doble hélice que se pueda replicar.
  • La goma inteligente: Se trata de un material que utiliza enlaces de hidrógeno como su única fuente, por lo que puede recuperar su forma después de ser sometida a un pinchazo o fuerza externa.

En resumen, los puentes de hidrógeno son enlaces o fuerzas que permiten establecer conexiones entre el hidrógeno y átomos electronegativos. Son esenciales para que puedan ocurrir nuevos compuestos, siendo el ADN uno de sus ejemplos más destacados. Sin dudas, una obra maestra.