Carbonato de Litio

El Litio se emplea en fabricación de armas nucleares, pilas, vidrios y en la industria farmacéutica. Por ejemplo, en la medicina es altamente apreciado en su forma de carbonato de Litio, ya que trata con eficacia trastornos mentales. Descubre en esta entrada qué es, cómo funciona y algunos de sus posibles efectos.

¿Qué es el carbonato de litio y para qué sirve?

Es un fármaco utilizado en tratamiento contra trastornos mentales y episodios maníaco depresivos, disminuyendo su frecuencia e intensidad. Es una sal inorgánica que sirve para tratar trastornos bipolares, de límites de personalidad, fobias, histerias y agresividad. Además, es efectivo al aliviar la depresión endógena, resistente a tratamientos convencionales. 

Mecanismo de acción: ¿Cómo funciona?

El Carbonato de Litio de 300 mg inhibe la despolarización o neutralización de la polaridad en la mucosa de las células nerviosas. Estas son responsables del funcionamiento de las catecolaminas o transmisores de los impulsos nerviosos en el sistema nervioso central, es decir minimiza la actividad anormal en el cerebro.

Gracias a que normaliza estos impulsos, es una medicina efectiva para combatir la epilepsia, psicopatía, sociopatía y esquizofrenia crónica. Su uso principal es a nivel de farmacia y de administración bajo estricta vigilancia médica.

Efectos secundarios

Las reacciones adversas más comunes de este fármaco son náuseas, malestar general, sed excesiva, temblor en las manos y sequedad bucal. Puede causar dificultad para hablar, confusión y estos otros efectos tales como:  

  • Pérdida del apetito y agitación.
  • Dolor estomacal, flatulencias y trastornos gastrointestinales.
  • Aumento o reducción del peso.
  • Indigestión y estreñimiento.
  • Acné e inflamación de los labios.
  • Dolores articulares y musculares.

Precauciones de uso del Carbonato de Litio

Este fármaco viene presentado en tabletas, cápsulas y pastillas de liberación prolongada, que deben tomarse por vía oral. Es recomendable tomarlas 2 o 3 veces al día, según las necesidades del paciente y recomendaciones del médico. Se debe ingerir tal como se indica y procura no aumentar o disminuir la dosis innecesariamente.

Otras precauciones útiles a seguir son:

  • Informa al médico si posees alergias al Litio u otro medicamento. Si presentas una reacción alérgica, suspende el fármaco enseguida y consulta al facultativo.
  • No es recomendable en pacientes con patologías renales y cardíacas graves o con un sistema inmune muy débil.
  • No debe administrarse en mujeres en período de gestación o lactancia ya que su inocuidad en el bebé no ha sido comprobada.
  • En caso de olvidar una dosis, tómala lo más rápido posible. Sin embargo, si falta poco para la siguiente, no debes duplicar la dosis.
  • Es recomendable chequear durante el tratamiento los niveles plasmáticos en sangre y las funciones tiroideas.
  • Es aconsejable ingerir abundante agua durante el tratamiento, aproximadamente 3 litros. Se debe suspender el tratamiento si presentas vómitos, fuertes evacuaciones, agitación excesiva y somnolencia.

En resumen, el Carbonato de Litio es efectivo al tratar desórdenes mentales y maniacodepresivos. Debe administrarse bajo vigilancia médica y suspender su uso si no se ve mejoría en la salud del paciente.