Halógenos

Un grupo importante de los elementos de la tabla periódica son los halógenos. Estos se conocen desde la antigüedad y se empleaban por sus capacidades para formar sal para la conservación de los alimentos. Han sido estudiados en profundidad y en la actualidad cuenta con distintas aplicaciones. En este post, conoce de cerca este asombroso grupo y toma nota de sus principales características.

¿Qué son los halógenos?

La palabra halógeno viene del griego formador de sales y se define como aquellos elementos químicos que conforman el grupo 17 de la tabla periódica. Los representantes de este segmento son el flúor (F), cloro (Cl), bromo (Br), yodo (I), astato (At) y teneso (Ts). Se caracterizan por presentar comportamientos similares entre sí, siendo la formación de sales de sodio muy parecidas su factor identificador. Todos tienen 7 electrones en su capa externa, lo que da una oxidación de -1.

Este grupo se encuentran disponibles a temperatura ambiente en estado sólido, como es el caso del astato y el yodo, líquido como es el caso del bromo y gas como el flúor y el cloro. El teneso forma parte de los metales del grupo f. Son elementos muy reactivos, por lo que no se puede conseguir de forma pura o libre en la naturaleza. Por lo general, se pueden ver en forma de haluros, siendo el fluoruro uno de los más abundantes.

Elementos pertenecientes al grupo de halógenos

  1. Flúor (F)
  2. Bromo (Br)
  3. Cloro (Cl)
  4. Astato (At)
  5. Yodo (I)
  6. Teneso (Ts)

Principales características

Dentro de las principales características de los halógenos se puede mencionar que son aquellos que forman parte del grupo 17 de la tabla periódica. Son elementos volátiles, diatómicos y cuya coloración se acentúa al incrementar el número atómico. Otros aspectos destacados se resumen de la siguiente manera:

  • El nombre proviene de la capacidad de estos elementos de formar sales al combinarse con el sodio, una especie de sal común. Además, poseen afinidad con el hidrógeno, formando los hidrácidos.
  • Se emplean en diversas ocasiones como sales comestibles, como tinturas de uso médico, como es el caso del yodo y en la elaboración de lámparas. Además, se utiliza con frecuencia en el tratamiento del agua, por ejemplo, el cloro.
  • Son abundantes en la naturaleza, siendo el cloro y el flúor los más destacados. Debido a lo reactivo que pueden ser, estos no se encuentran de forma pura y los mayores depósitos se encuentran en los océanos.
  • En el caso del yodo, este se puede encontrar en los mariscos y peces. Por su parte, el astato es un material radiactivo muy difícil de conseguir y el teneso se puede encontrar en laboratorios, debido a que es sintético.

En cuanto a la toxicidad, estos elementos son peligrosos para el cuerpo humano, ya que forma compuestos venenosos. Sirven de base para fabricar desinfectantes, pesticidas, siendo letal en dosis pequeñas, exceptuando el bromo.

Propiedades de los halógenos

Las propiedades físicas y químicas de los halógenos dependen exclusivamente del tipo de elemento. Los puntos de fusión y ebullición se incrementan al descender en el grupo y la energía de ionización es elevada la cual disminuye al aumentar el número atómico. Un vistazo a los elementos principales indica:

  • El flúor es un gas de color amarillo verdoso que posee un olor picante. A nivel químico se combina con el hidrógeno para desprender calor, ozono y un tipo de ácido.
  • Por su parte, el cloro es un gas amarillo con tonalidades verdosas que es muy nocivo para la salud. Se puede combinar con todo tipo de metales y no metales, pero no posee afinidades tan enérgicas como el flúor.
  • El bromo es un elemento en estado líquido que puede ser irritante y corrosivo para los ojos. Es volátil a temperatura ambiente, es poco soluble y actúa como oxidante.
  • El yodo es un elemento de color oscuro, metálico, brillante que se puede hervir a 200 grados. Es poco soluble en agua, pero si se disuelve en alcohol, éter, bencina y otros.

Usos y aplicaciones

Los halógenos tienen usos y aplicaciones muy extendidas en distintos campos de la industria. Por ejemplo, son compuestos usados para la elaboración de lámparas con luces brillantes, blanquecinas y ahorradoras de energía. El cloro se emplea para blanquear, desinfectar, esterilización del agua, tratamiento del agua de piscinas y en la industria médica. El yodo se emplea como medicamento para la glándula tiroides.

En conclusión, los halógenos son compuestos químicos de la tabla periódica que forman el grupo 17. Está formado por elementos que tienen la capacidad de formar sales y son altamente tóxicos para el ser humano. Se encuentra de manera natural en el ambiente y posee múltiples aplicaciones en la industria.